Con las lenguas y desde la división de las lenguas el ser humano participa de la creación, porque él es un creador de lenguaje por naturaleza, y más cuando la persona y el colectivo descubren que poseen una lengua interior, que lo hace únicos y particulares, para interpretar su “mundo”.

Todas las lenguas originarias poseen una inestimable belleza sonara, que alberga mitos y enigmas para ser interpretados desde la espiritualidad del ser humano, en comunión con el Misterio.

En esta oportunidad escuchamos una de las lenguas originarias de México, una variante de la lengua Otomí, el Hñahñu, en voz del maestro Jaime Chávez, escritor y artista plástico del Valle del Mezquital de Hidalgo. Canto del Zi deni.